3 técnicas científicamente comprobados para estudiar más efectivamente

Nuestro cerebro tiene la capacidad de almacenar la información de aproximadamente 10 millones de libros de mil páginas cada uno. Sin embargo, a pesar de esta gran capacidad, en ocasiones tenemos mucha dificultad para recordar las lecciones.

Esto sucede porque cuando estamos recibiendo nueva información la podemos retener por un periodo determinado de tiempo, pero luego la empezamos a olvidar. Por eso siempre será más importante adquirir la información que simplemente retenerla, ya que adquirirla implica que los conceptos se quedarán en nuestra memoria de largo plazo, que es la que nos permite utilizar la información a lo largo del tiempo sin olvidarla.

Técnicas para mejorar el rendimiento

 Por eso es importante conocer algunas de las técnicas probadas científicamente que nos permiten almacenar la información en nuestra memoria de largo plazo. La primera técnica y una de las más importantes es denominada repetición espaciada.

  1. Técnica repetición espaciada.

Para entender cómo funciona esta técnica tenemos que entender en primera medida la curva de olvido que se representa de la siguiente manera. En el eje y tenemos el porcentaje de información que podemos retener, mientras que en el eje x tenemos el tiempo. Supongamos que aprendes algo y si no vuelves a revisar la información que has aprendido, tu curva de olvido tendrá un comportamiento exponencial decreciente en el tiempo. Esto implica que, si no vuelves a repasar la información, solo recordarás a lo sumo un 20% de lo que has estudiado.

Sin embargo, estudios han demostrado que para evitar que esto suceda debemos utilizar la repetición espacial. Esta consiste en repasar lo aprendido con mayor frecuencia cuando apenas nos estamos familiarizando con la información y conforme se va consolidando esta información, los repasos pueden distanciarse más y más en el tiempo. De esta manera puedes retener mejor la información en el largo plazo para ver cómo puedes aprovechar los beneficios de esta técnica.

Puedes hacer lo siguiente: vas a utilizar tarjetas de memoria. Una tarjeta de memoria es básicamente un pequeño trozo de papel donde puedes consignar información. En cada tarjeta colocarás una pregunta y en el respaldo colocar a su respectiva respuesta. Una vez realizado esto, asignará cuatro o cinco cajas que usarás para poner dichas tarjetas. Esas cajas te ayudarán a distinguir la periodicidad con la que vas a estudiar la información.

En la primera colocarás aquellas tarjetas cuya información debe ser estudiada todos los días. En la segunda, las que estudiará cada semana y así sucesivamente. La dinámica de esta técnica consiste en lo siguiente. Para comenzar, debes poner todas las tarjetas en la primera caja y cada vez que respondas bien la pregunta que se encuentra en una tarjeta, podrás colocar dicha tarjeta en la caja siguiente. Esto significa que si, por ejemplo, tienes una ficha con una pregunta y la respondes mal los tres primeros días, ésta no avanzar a la caja número dos y la seguirá repasando a diario hasta que la responda bien. Una vez la respuesta sea acertada, la podrás poner en la siguiente caja y ahora sólo la revisará. Una semana después, si transcurrida esta semana vuelves a responder de manera correcta, la pondrás ahora en la tercera caja y ahora sólo harás una revisión cada 15 días y así sucesivamente. Si por algún motivo llegas a responder una pregunta mal, esta ficha regresará inmediatamente a la primera caja y volverá a comenzar el proceso. En este pequeño ejemplo se mostró la dinámica con una sola tarjeta, pero en tu caso particular. Por ejemplo, si necesitas recordar 20 conceptos, puedes utilizar 20 tarjetas siguiendo la misma lógica. El ejercicio finalizará cuando todas las tarjetas se encuentren en la última caja. Lo anterior es conocido como el método Leitner, el cual es muy eficaz para todos los campos del saber, pero es especialmente útil para aquellos que tengan que estudiar muchos datos puntuales, como por ejemplo los estudiantes de las ciencias médicas.

  • Técnica Feinman

Una segunda técnica que puede ser utilizada para entender conceptos de manera más efectiva a lo largo del tiempo, es denominada la técnica feinman. Esta consiste en seleccionar un tema que quieras estudiar. Luego te tomas un tiempo prudencial para revisar la bibliografía y una vez hayas estudiado, tomas una hoja en blanco y empiezas a escribir las ideas como si las estuvieras enseñando a otra persona, tal como lo haría un profesor con sus alumnos. Esto te hará descubrir qué conceptos aún no tienes claros y necesitan refuerzo para reforzar el entendimiento. Puedes volver al texto original y estudiarlo nuevamente hasta que puedas explicar el tema de inicio a fin, sin dificultades. Una vez logres esto, trata de explicar otra vez todo, pero sabes simplificar el lenguaje del concepto utilizando tus propias palabras y haciendo la explicación lo más sencilla posible. Si tu explicación no se entiende o es confusa, seguramente no lo has entendido del todo bien, por lo que será necesario que revises el material de estudio nuevamente. Esta técnica es efectiva porque a través de estudios se ha comprobado que aquellos que explican lo aprendido tienen una mayor capacidad de que la información se quede en su memoria de largo plazo.

  • Ponte a prueba realizando tests

El hecho de realizar varias pruebas de prueba luego de haber revisado la información, la efectividad de este método se puede comprobar en un estudio que se hizo en la Universidad de Washington, el cual consistió en dividir unos estudiantes en dos grupos, ambos grupos, estudiar y en el mismo texto de historia.

El primero de ellos lo haría durante cuatro sesiones, mientras que un segundo grupo únicamente estudiaría el texto una vez y sería evaluado tres veces. Una semana después, ambos grupos serían puestos a prueba conjuntamente. Los resultados mostraron que aquellos estudiantes que habían sido puestos a prueba tres veces tuvieron resultados 50 por ciento más favorables que aquellos que únicamente se dedicaron a revisar el material.

Así que la próxima vez que necesites estudiar será mejor que no te limites con revisar la información, sino que adicional a esto es recomendable diseñar cuestionarios de prueba que te permitan adquirir información de manera más efectiva. Es de anotar que al diseñar dichos cuestionarios se debe tener en cuenta que son mejores aquellos que contengan espacios para rellenar o que contengan preguntas abiertas.

Consejos para estudiar

Ahora veamos algunos consejos a tener en cuenta para cuando vayas a estudiar.

El primero de ellos es que no debes estudiar por periodos superiores a media hora, ya que la atención a partir de ese momento se empieza a disipar. Será mejor que te tomes pequeños descansos y luego se reanude la actividad.

Otra cosa que deberás hacer es evitar que en tu lugar de estudio haya otras distracciones como la televisión o de pronto mucho ruido, ya que esto no ayuda a que tus niveles de concentración mejor.

Por último, es recomendable estudiar justo antes de dormir, ya que algunos investigadores han demostrado que aquellos conceptos que se aprenden antes de ir a descansar tienden a ser recordados por más tiempo.

 Definitivamente no podrás aplicar todo de una sola vez, pero podrás ir probando paulatinamente y quedarte con aquello que sea más útil para tu caso.

Y SI NO TIENES GANAS DE HACER HACES ESQUEMA NOSOTROS LOS HACEMOS POR TI ENTRA EN https://www.test-psicotecnicos.com/esquematizate/test-psicotecnicos/

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
× ¿Cómo puedo ayudarte?